Buscar
Recomendamos...
Hemeroteca
abril 2014
L M X J V S D
« dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Contáctanos
Seguimiento

Introduce aquí tu
e-mail para suscribirte a nuestro boletín diario





Síguenos por:



Publicidad
Conectarse

Publica tu libro en autoedición

¿Has escrito un libro?

No lo guardes en el cajón, publícalo con nosotros,

por la calidad, el servicio y el precio.

www.editar.com.es

Peter Hurkos, detective psíquico…

Peter Hurkos nació en Holanda en 1911 y, a diferencia de la mayoría de  detectives psíquicos y sensitivos en general, no mostró unas  especiales capacidades paranormales en su infancia.Solo en 1941, cuando sufre un fuerte traumatismo craneoencefálico al caerse desde un cuarto piso mientras pintaba un edificio de La Haya, comienza a protagonizar extrañas percepciones extrasensoriales.

En realidad su cerebro sufrió daños irreparables en algunas áreas, por ejemplo, limitando enormemente su capacidad de concentración.
Pero ello no le impide expresar sus capacidades paranormales, que comenzaron a manifestarse sólo cuatro días después del accidente.
Hurkos colaboró con las policías de todo el mundo, obteniendo su éxito más notable en 1951, cuando Scotland Yard acude a él para que les ayude a localizar la Piedra de la Coronación escocesa o “Piedra del Destino”, Que había sido hurtada en la Abadía de Westminster. La Piedra de la coronación es uno de los símbolos fundamentales de la mitología británica, lo que añade un valor intrínseco al que ya tiene como joya. Desde el siglo XIII, la “Piedra del Destino” se coloca bajo el sillón de la Coronación en la citada Abadía, sobre la cual se sentaban los sucesivos reyes de Inglaterra el día que eran nombrados soberanos. Lo sorprendente es que, con su colaboración, la pieza fue recuperada. Los agentes de Scotland Yard descubrieron gracias a Hurkos la palanca que los ladrones habían utilizado para mover una piedra de 250 kilos de peso de su zócalo. Además, y este es el detalle más interesante del caso, Hurkos realizó un retrato-robot de los autores del robo, que fue publicado en todos los periódicos británicos.

Esto hizo que los ladrones devolviesen la joya, aterrorizados por el presunto parecido de los dibujos con sus rostros reales.En otras palabras, por temor a los presuntos poderes psiquicos del vidente,
confesaron. Un dato a tener en cuenta…

Leer el resto de esta entrada »

Niño que murió por un tornado aparece en imagen tomada un mes después

Nicolas McCabe, quien falleció el pasado 20 de mayo durante un devastador evento climático en Okhlahoma, apareció posteriormente en una imagen que le fue tomada a su pequeña prima.
El 20 de mayo de 2013 es una fecha que aún se recuerda con dolor y pena en la ciudad estadounidense de Moore, en Oklahoma. Ese día, el devastador paso de un tornado no sólo arrasó barrios enteros sino que, además, causó la muerte de 23 personas, dejando un saldo anexo de 377 heridos. Entre los fallecidos se encontraban siete niños de la escuela primaria de Plaza Towers, uno de los cuales era el pequeño Nicolas McCabe, de tan sólo nueve años.
Seis semanas después del mortal paso del tornado por la localidad de Moore, durante las celebraciones del 4 de julio, día en que los norteamericanos celebran la Independencia de los Estados Unidos, su prima Madison fue fotografiada con un teléfono celular jugando con una luz de bengala. Pero, después que sus parientes revisaran la fotografía, quedaron alelados: justo sobre ella aparece la imagen algo borrosa de la cabeza de un niño, cuyas facciones corresponderían a las del fallecido Nicolas.
Scott McCabe, padre del niño, una vez que vio la fotografía digital, concluyó sin dudarlo que la desenfocada imagen del infante era, sin lugar a dudas, la de su pequeño y fenecido hijo.
“No podía creer lo que estaba viendo. Nicolas amaba el 4 de julio y le encantaban los fuegos artificiales. Si uno ve la fotografía obviamente se da cuenta que allí no está solamente Madison. Es obvio que hay dos personas allí: una persona real de carne y hueso y un espíritu”, confesó el sorprendido progenitor.

Sobek, el dios cocodrilo

Templo de Kom Ombo

 

“Dios divino que existe desde el principio, cuando sus dos ojos alumbraron las aguas y crearon la luz en la noche, así sus dos ojos divinos iluminaron lo que estaba en tinieblas”.
Sobek, representado como un cocodrilo, o bien como un hombre con la cabeza de dicho animal, era la divinidad que controlaba el agua y los pantanos, por lo que aparece relacionado con la idea de fertilidad. Los hombres sin hijos o las mujeres que deseaban concebir un varón llevaban a menudo amuletos con su imagen.
Según la leyenda, Sobek fue el primero en salir de las aguas pantanosas del caos para crear el mundo, y el río Nilo habría brotado de su sudor. Como creador, a veces aparece asociado a Ra, con el disco solar sobre la cabeza. Se le menciona por primera vez en los textos de las pirámides, en los que aparece como hijo de Neit, pero se continuó venerando hasta la época romana. Era a Sobek a quien los egipcios rezaban precisamente para que los protegiera contra el peligro que representaban estos temidos animales. Como dios poderoso, reinaba sobre el ejército del faraón, y cuando representa esta función se mostraba con el símbolo de la autoridad real, es decir, el ureus. También lleva el ankh, que alude a su capacidad para reparar el mal y curar enfermedades.
Pero precisamente por ser peligroso también tenía una faceta maligna, y en ese caso, convertido en una especie de demonio del Más Allá, se asocia a Seth, el dios que se escondió en su cuerpo tras matar a Osiris. El cocodrilo refleja así la dualidad de la naturaleza, y por eso sus templos contaban con dos santuarios, como el templo de Kom Ombo, construido durante la dinastía Ptolemaica.
Según Heródoto, el cocodrilo se consideraba sagrado por una parte del pueblo egipcio, mientras que otra parte lo trataba como enemigo. Los habitantes de la isla Elefantina se hallaba tan lejos de considerar sagrados a los cocodrilos que incluso comían su carne, pero esto era percibido por la mayoría de los egipcios como un acto sacrílego.
Había varias maneras de cazar un cocodrilo. Una de ellas era utilizar un cebo con lomo de cerdo en mitad del río mientras el cazador sostiene en la orilla un cerdo vivo y lo apelea. El cocodrilo oye sus gritos y va a por él. Cuando lo atrapa en sus fauces, los hombres que aguardan a la orilla lo arrastran y lo ciegan con barro. Una vez conseguido esto, pueden matarlo con facilidad.
Los egipcios que vivían cerca de Tebas y en torno al lago Moeris mostraban especial veneración por estos animales, admirados por su ferocidad y rapidez de movimientos. En cada uno de estos lugares las personas acomodadas tenían cocodrilos en estanques como un ornamento más en sus lujosos hogares, y había en los templos un cocodrilo al que los sacerdotes adiestraban. Adornaban sus orejas con pendientes y las patas delanteras con pulseras. Circulaban libremente, recibían cada día una ración de pan junto con una cierta cantidad de víctimas, y, tras haberle prestado las mayores atenciones posibles en vida, cuando moría lo embalsamaban y lo enterraban en lugar sagrado. Incluso se han encontrado huevos de cocodrilo momificados.
Los griegos dieron el nombre de Petesucos al famoso cocodrilo que vivía en Cocodrilópolis, junto al lago Moeris, una ciudad que anteriormente había sido llamada Per-Sobek, es decir, Casa de Sobek. Los petesucos pasaron a ser los cocodrilos sagrados que se suponían encarnación del dios Sobek, “el Señor de las aguas”. Las ofrendas que se hacían al dios eran tan ricas que incluían joyas. Estrabón visitó el templo en tiempos de Augusto, y nos dejó una descripción:
“Es alimentado con pan, carne y vino que los extranjeros siempre le llevan cuando van a verle… Encontramos al cocodrilo en la orilla del lago. Los sacerdotes se acercaron y mientras uno le abría las mandíbulas, otro le ponía el pastel y la carne y le echaba aguamiel.”

Heródoto cuenta que cuando alguien, bien fuera egipcio o extranjero, moría a causa de un cocodrilo, disfrutaba de un status especial y recibía el mejor de los enterramientos. Nadie que no fueran los sacerdotes, ni siquiera sus familiares más próximos, podían tocar su cuerpo ni enterrarlo.
Hace 3800 años gobernó en Egipto un faraón que adoptó el nombre de Sobekhotep, cuyo significado es “Sobek está satisfecho”. El nombre se hizo muy popular durante la XIII dinastía. También se inspiraba en el cocodrilo el de la reina Sobekneferu (la belleza de Sobek), que vivió durante la XIV dinastía.
El cocodrilo aún tiene consideración de animal sagrado con gran poder de fertilidad en ciertos lugares del África subsahariana. En Gambia hay varias docenas repartidos en dos estanques, uno cerca de la capital y otro en la aldea de Bakau.

“La muerte se olvidó de mi”, dice hombre de 179 años (India)

 

El zapatero Indio Mahashta Mûrasi afirma haber nacido en enero de 1835, por lo que es no sólo el hombre más viejo del mundo, sino también el hombre que vivió más años a lo largo de la historia humana, de acuerdo con Guinness World Records.

Las autoridades indias dicen que el hombre nació en una casa en Bangalore el 6 de enero de 1835. A partir de 1903 vivió en Varanasi, donde trabajó hasta 1957, hasta que se retiró en 122 años.

“Estoy viviendo tanto tiempo que los hijos de mis nietos han muerto hace años”, explicó Mûrasi.

“De alguna manera, la muerte me olvida. Y ahora no tenemos esperanza.

Al mirar las estadísticas, nadie muere con más de 150 años, por no hablar de más de 170. Llegados a este punto creo que soy inmortal o algo así “, dijo.

Según WorldNewsDailyReport.com, todos los documentos que permitan identificar el hombre confirman su versión, pero hasta la fecha, ningún examen médico confirmó la veracidad de sus afirmaciones.

El último profesional que visitó Mûrasi murió en 1971, por lo que hay poca información sobre su historial médico.

Fuente: http://www.elmasacre.com/