El Camino de Santiago una razón para adorar a Dios

El Camino de Santiago: una razón para adorar a Dios

Se cree que, el cuerpo de Santiago, el apóstol de Jesucristo, también denominado Santiago Mayor, yace en la catedral de Santiago de Compostela. Por este motivo, gran cantidad de peregrinos realizan el conocido recorrido por el Camino de Santiago, con la finalidad de llegar hasta ese santo lugar.

Historia del camino

Uno de los mártires del evangelio, quien dejó plasmado en las escrituras lo que era su pensar y todo lo que recibió del dador de la vida, Jesucristo, ha sido motivo de devoción y  culto durante gran cantidad de años. Muchos quieren conocer sobre su vida y pasión por la obra de Dios.

Y es que, no todos estarían dispuestos a vivir por amor, todo lo que a Santiago le tocó vivir, pero sobre todas las cosas, todo cuanto le tocó sufrir, y como con su vida estuvo dispuesto a defender la palabra, porque así demostraba su amor y devoción por Dios y el compromiso con la extensión del reino de los cielos.

El camino de Santiago, un recorrido que en sus inicios era realizado solamente por fieles y peregrinos hoy en día ha cobrado algo más de popularidad entre los agnósticos y no tan fieles de la iglesia, gracias al atractivo histórico que este representa.

Hoy en día, gran cantidad de turistas y viajeros desean realizar el recorrido, con la única finalidad de poder conocer la historia del camino de Santiago, la vida de Santiago Apóstol, la verdad sobre el tema, y todo el aporte histórico que este recorrido puede aportar.

Esto de una u otra manera deja totalmente sin espacio al poder espiritual del que está cargado el camino. 

Lugar donde se cree que el cuerpo de uno de los mártires más grandes del mundo yace, según todos los datos aportados por la tradición cristiana, la más fuerte hasta la actualidad.

La tradición cristiana en relación con el camino de Santiago

La tradición cristiana muestra que, el primer hombre en morir martirizado por la causa de Jesucristo fue Santiago apóstol, quien según los datos teológicos, históricos y documentales con que se cuenta o se contó para el momento de los estudios en torno al tema, fue trasladado muerto hasta una tumba en Galicia, que hoy es la Catedral de Santiago de Compostela.

Para el año 820 después de cristo la tumba donde según los datos, yace el cuerpo del apóstol y mártir de Jesucristo, fue hallada y en ese lugar se erigió el templo y hoy en día catedral, lugar donde se empezó a rendir culto a Dios a través de la vida y obra de este hombre ejemplo de amor, fe y pasión.

Realmente el culto a Santiago inicia, al tener conocimiento completo de todo cuanto esté estuvo dispuesto a realizar por la obra de Dios y su extensión en el mundo, tras la muerte de Jesucristo. Además de esto, por su capacidad para hacer frente a sus enemigos.

Este último era el motivo por el que se acostumbraba a invocar el nombre de este apóstol y mártir, antes de salir a la guerra.

Crisis del Camino de Santiago

Para la fecha, este recorrido ha experimentado dos crisis, la primera fue en el siglo XVI y la segunda en el siglo XIX. 

Como se sabe, la aparición del protestantismo, buscando resaltar sus estudios por encima de los que ya existían provoca que la credibilidad en torno a todo lo que dicta el camino de Santiago según la tradición cristiana se ponga en duda.

Por otra parte, junto con la revolución francesa, se entra en un proceso de secularización, lo cual origina que las creencias y el espíritu religioso de gran cantidad de peregrinos se afloje y el recorrido sufre su segunda crisis.